Niños de Ñiquén recibieron Rincones de Juego

157

En total 104 niños y niñas de la comuna recibirán el beneficio que entrega el Ministerio de Desarrollo Social como parte del Programa de Apoyo al Aprendizaje Integral. En la región son más de 2 mil niños los que han sido favorecidos.

En el salón de la Biblioteca Municipal de San Gregorio, comuna de  Ñiquén, la Seremi de Desarrollo Social y Familia, Doris Osses,  encabezó la entrega de 50  Rincones de Juego (RINJU), destinados a niños y niñas que cursan el primer nivel de transición (NT1) o pre kinder en establecimientos  públicos  de educación de la comuna,  así como en Jardines Infantiles de JUNJI e Integra.

En la ceremonia estuvieron presentes el alcalde Manuel Pino, autoridades locales, padres y apoderados de los pequeños representantes del Liceo Polivalente de San Gregorio, Escuela El Chacay  y Jardín Infantil El Camaroncito.

“En total son 104 Rincones de Juego los que serán distribuidos en establecimientos educacionales de la comuna, con una inversión de casi 3 millones de pesos ( $2.918.240) que dispone el Ministerio de Desarrollo Social  para Ñiquén, como parte del Programa de Apoyo al Aprendizaje Integral”, sostuvo  la seremi Doris Osses.

“Hoy día el alumno exige otra metodología para aprender, y esa metodología el profesor tiene que ir actualizándola, poniéndose en onda, como dice la juventud y eso hará que nuestros niños tengan un mejor futuro. A veces nos cuesta hablar de la realidad del país, pero lo que nos ocurre hoy día es porque la juventud cambió y quiere otras cosas”, expresó en la ocasión la autoridad regional en el contexto de la situación que atraviesa el país.

Por su parte el jefe comunal, Manuel Pino, se manifestó contento con que este beneficio hoy llegue a más de  100 niños de la comuna, “es importante la estimulación temprana en los niños y niñas, ya que ahí parte y se fundamentan las bases del país”.

El Programa de Apoyo al Aprendizaje Integral (PAAI) es un programa que se crea bajo el alero de la extensión de Chile Crece Contigo y se fundamenta en el diagnóstico de niños(as) de 4 a 5 años que no disponen de espacios ni materiales suficientes destinados al juego y a la estimulación en su hogar.