Declaración del director del INDH y querella contra Carabineros

43

Desde el inicio de las manifestaciones, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha mantenido una posición única respecto al uso de la fuerza para el control del orden público: que ésta debe realizarse de manera legal y proporcional.

Sin embargo, transcurridas tres semanas desde que se inició este proceso y después de una serie de reuniones con las principales autoridades de Gobierno y con Carabineros de Chile, en las que se les ha entregado todos los antecedentes recogidos en la observación de marchas, visitas a recintos hospitalarios y policiales, y luego de una intensa labor desplegada por el INDH, la cantidad y gravedad de las lesiones, particularmente las oculares, ha ido en aumento.

El uso de la fuerza debe ser el último recurso. Por ello el INDH exige terminantemente que se ponga fin al uso indiscriminado de escopetas antimotines. Además se reitera al Gobierno que instruya a Carabineros de Chile, través del Ministerio del Interior, el respeto irrestricto de los protocolos policiales, lo que no se están observando en las calles.

El daño que está provocando el uso de balines y perdigones no se condice con el protocolo progresivo del uso de la fuerza. Es por eso que el INDH presentó una querella por lesiones graves gravísimas contra Carabineros a raíz del impacto que provocó al estudiante de psicología, Gustavo Gatica Villarroel, el disparo de balines en ambos globos oculares.

El INDH condena todos los actos de violencia, como incendio de edificios patrimoniales y vandalismos contra iglesias, y declara que estas acciones no contribuyen en nada a la causa de los derechos humanos, pero tampoco justifican el uso indiscriminado de escopeta antimotines.